Una de las grandes ventajas del aluminio es que no se deteriora, resistiendo el paso del tiempo, debido a que este material es durable y versátil, por lo cual no necesita de mantenimiento.

Una puerta o ventana de aluminio puede tener una amplia variedad de diseños, armonizando en cualquier espacio, con variadas terminaciones en pintado, anodizado y formas.

Una puerta de aluminio puede ser hermética a la infiltración de agua o aire, además minimiza el consumo de energía.

El aluminio es reciclable, tiene un bajo consumo energético y en caso de un incendio no genera la emisión de sustancias nocivas que afectarían el medio ambiente, no es un material tóxico.

La limpieza del aluminio es fácil, puede ser con jabón o incluso amoniaco.

Si tiene un tratamiento adecuado como lo hacemos en Aluminio y Vidrio Albarrán, sus puertas o ventanas no sufrirán corrosión, durando aún más tiempo en sus instalaciones.